Medicina placentaria

Salud Primal

Medicina Placentaria

La placenta es un órgano vascular, imprescindible para la gestación de la vida, tanto que sin ella la gestación no podría llevarse a cabo.

 

La Medicina placentaria o placentología es la práctica de procesar este órgano que nutrió al bebe temporalmente durante la gestación para obtener de él distintos recursos contribuirán al bienestar de la madre. Al reincorporar la placenta al cuerpo de la madre se reintroduce lo que originalmente la placenta tomó de ella. Cada placenta responde al código genético de cada madre por tanto es un organo único. Por este motivo la fórmula utilizada en esta medicina es individual, fabricada a la medida de cada mujer en particular, por su propio organismo.

En líneas generales, se cree que la placenta puede ayudar a:

Restaurar la energía tras el esfuerzo de parto
Aportar hierro, minerales y vitaminas
Balancear los niveles hormonales
Redecir la loquea o sangrado postparto
Aumentar la cantidad de leche y mejorar la calidad de la misma
Ayudar al útero a contraerse a su tamaño original
Asistir en la transición hacia la menopausia (tintura de placenta)

Entre las hormonas que la placenta produce y transmiten se encuentran:

  • Gonadotropina: Es la primera hormona placentaria, solamente se produce durante el embarazo. Esta hormona se encarga que en la mujer continúe produciendo progesterona.

 

  • Lactógeno placentario (hPL): esta hormona promueve el crecimiento. Promueve el crecimiento de las glándulas mamarias en preparación para la lactancia. También regula la glucosa en sangre de la madre así como sus niveles proteicos y lipídicos para que estén disponibles al feto.

 

  • Estrógeno: Contribuye al desarrollo de las glándulas mamarias en preparación para la lactancia, estimula el crecimiento del útero para acomodar al creciente feto.

 

  • Progesterona: Esta hormona es necesaria para mantener la capa endometrial en el útero durante el embarazo. Previene además el trabajo de parto antes de término al inhibir contracciones uterinas.

 

  • Dos componentes adicionales de la placenta: Neurokinin y células supresoras de Linfocitos que ayudan a envolver a la placenta y al bebé con el sistema inmunológico de la madre.
En Salud Primal, las placentas que se desean procesar para la medicina placentaria, tienen un previo proceso de valoración con el fin de asegurarnos de que estén en óptimas condiciones y pueda ser consumida de manera segura.

Nuestro Kit de Medicina Placentaria incluye:


Cápsulas
Se pueden tomar 2 cápsulas por día (mañana y noche) a la misma hora todos los días, durante la cuarentena, existen casos en lo que la mamá reporta bienestar y siente que no es necesario ingerirlas. Se pueden guardar para etapas de transición, de baja de energía o ánimos o para cuando exista un desequilibrio en la salud.

Shampoo
Elaborado de manera artesanal y en armonía con la naturaleza y el cuerpo. Contiene aceite de Neem, una dosis de polvo de placenta y aceites esenciales, humecta y fortalece el cabello con el uso. Se recomienda su uso especialmente entre el 3er o 4to mes cuando puede aparecer la caída del cabello.

Tintura
Las Tinturas son el método mediante el cual se extraen los componentes activos de un material orgánico en alcoholes de alto grado. La tintura de Placenta está indicada para el uso de la madre. Si la tintura se protege del calor y la humedad es posible conservarla para la menopausia en cuyo caso ayudará a la mujer a que esta transición sea de forma paulatina, reintroduciendo a su organismo hormonas, minerales y fuerza vital.

Impresión
La impresión de la placenta es un testimonio de la gestación,la cara fetal que es laque está impresa, con sus venas y el cordón umbilical evocan al árbol de la vida, que simboliza el poder de la vida y sus orígenes, así como su desarrollo y la importancia de las raíces que son las que permiten crecer el tronco y las hojas hacia el cielo.

Restos
Cuando sembramos un placenta estamos extendiendo la función fundamental de la placenta de nutrir más allá de la gestación. La placenta entonces pasa a nutrir la tierra y esa tierra nutre a la planta que le siembres encima; y si esa planta da frutos esos frutos te nutrirán a ti y a tu familia cerrando así un ciclo vital de comunión y nutrición.